viernes, 15 de febrero de 2008


desentarraban a sus muertos sin motivo aparente. o los cargaban al hombre cuando migraban a otros pueblos, soplándose el cabello remojado, soportando la rigidez sobre los hombros. los había criado el río pero renacían apelmazados y con la savia reseca sobre los labios. alguien cantaba dos o tres palabras en un idioma desconocido, y las repetía incesantemente con una voz cada vez más seca.

ideario rulfiano y arguediano. clap clap. prosa austera y brillante.

2 comentarios:

onze dijo...

si..,. que haya un rio en verdad y no como ilusion ideario o recuerdo me descoloco... pero si.. olfateo desiertos prosisticos..
se siente bien. haber hablado y hoy adquirir las marcianas chornicles

josé dijo...

Hubiera dejado un saludo en cualquiera de tus textos. Me gusta tu forma de escribir, no es la primera vez que llego, pero hacía un tiempo que no pasaba. Mi afecto.