miércoles, 4 de mayo de 2011

Chile

(de Chile no sé nada)
1-Un pedazo de carne, un bife angosto de fronteras indefinidas, entre rosado y gris, cocido en los bordes y crudo en el centro, resquebrajado y de tibio a frío. El pedazo de carne se mueve despacio sobre el mar helado al que le llega la primera claridad de la mañana.
2-Alguien que no vuelve.
3-Un grupo de muchachos que leen poesía en una casita en la que viven dos hermanas. Con una se acuestan, con la otra, no.
4-La lengua vertiginosa como el granizo.
5-El desierto y un nombre completo: Atacama.
6-Una mujer que se esconde en el baño de la escuela y se queda encerrada durante semanas mientras va siendo el golpe.
7-Canciones que desconozco.
8-Otra boca desenfrenada y magenta. Crónicas sobre sexualidad y política.
9-otro mar.
10-La réplica en miniatura de la muralla china, disuelta y carcomida por la fauna blanca de las colinas.

Para leer más decálogos sobre Chile, click aquí.

7 comentarios:

lu dijo...

Buenísimo Carito! para no saber de Chile sabés bastante, te metiste hasta en los baños.
A la mañana extrañé tus textos
beso amiga!

Caro dijo...

Lu! ni qué decir...nosotros te extrañamos a vos, tus textos y tu felicidad corrosiva recién descubierta, je. De todos modos, estabas ahí, admirando la obra maestra de Sole y la magnífica lasagna de Mati...
abrazo!

Curiyú dijo...

Es un país sumamente finito...

pilar dijo...

Mientras Carito prende el horno para cocinar el pescado, le digo: Me re gusta lo que escribiste sobre Chile. Santi, los comentarios casi siempre los hago con Caro al lado, no espero que se vaya al super, jaja.

cr dijo...

Me gusta asomarme por acá, de Chile conozco a Bolaño creo que eso ya es mucho.

Saludos

Caro dijo...

Gracias cr, sí,y efectivamente Bolaño sobrevuela el decálogo, sus Detectives salvajes, la prosa contundente y morosa a la vez y la geografía que se extiende a Méjico pero que también se parece, a veces, a partes de Buenos Aires.
saludos!

Pao dijo...

En Chile hay empanadas de camarón y de loco, el curanto al hoyo podría ser el equivalente al asado y al mote con huesillo no hay nada que se le parezca por acá. Creo conocer a esas hermanas y la casita, también había un auto estacionado, un padre y una fiesta. Y más allá, donde todo se confunde, dos hermanos y dos hombres misteriosos que hacen ejercicio. Qué lindo leerlo y leerte. Abrazo desde la blanca bahía!