viernes, 30 de octubre de 2009

Rosario

en Islas vivía Doña Hortensia, una chilena que vino y se enamoró del paisaje, del Paraná y de Don Eustaquio. Hacía dulces de margandlia y la gente hacía cola para comprárselo. Cada frasco de dulce era liviano aunque la margandlia fuera espesa y oscura. Hortensia les sonreía con media cara y antes de desprenderse del dulce repetía el mismo ademán de reparo, se tocaba el delantal con las yemas de los dedos y pronunciaba una frase bajita, casi como un murmullo.

hermoso hermoso Rosario. la escuelita. el Paranà. ahora sì, amanece y está con los ojos abiertos.

6 comentarios:

lau dijo...

envidiote, sabedlo...

este finde me vuelvo a la villa, y dsp a seguir rindiendo, me quedan 2 materias y im free..hasta la tesina..

me alegra q te haya gustado rosario..

se te extraña, che...

abrazo, nena

Dragon de Azucar dijo...

Ya quisiera yo probar ese dulce extraño...

Saludos

L u c í a dijo...

Caritoo! que lindo todo lo que escribìs! Vos sos de La Plata, o de algùn otro lugar?
bueno, nos estamos cruzando :) UN BESO!

Gisela dijo...

Caro! qué bueno que la hayas pasado tan lindo! como te imaginarás, me quedo pensando en esa escuelita, pero también en la señora de los dulces, y en el Paraná... ¡cuánto folklore por ahí! besitos!!! Gi.

.María. dijo...

caro para tu amigo que colecciona las palabras-codigos del blog recien escribi:

spidente: se me ocurrio que podria ser un diente espia. onda que le instalan un premolar con microfono o camara..y bueno viaja con el portador de la boca.

y ahora para escribirte a vos me pide la palabra: inistri...que me suena a algo como un tipo que es siniestro y encima insistente


lime.
besos!!!

(quiero de ese dulce si existe)

pilar dijo...

aguanten las islas, aguanten las islas y los isleños que vendrán!
esa sirena vivía por ahí me parece...