sábado, 19 de septiembre de 2009

DISPARATADOS

Con unas amigas hicimos un taller de personajes disparatados, vinieron muchos peques y algunos-no-tan-peques. Hubo de todo:

Un aquaflash, un hombre con innumerable cantidad de brazos y piernas que se comía a su familia (la cual aparentemente era grande, una familia de las modernas, los tuyos, los míos y los nuestros) y que una vez se metió a una pileta en la que había un resorte, no lo vió y salió despedido por el aire.

Un pirata-mago con nariz de reloj de arena. (seguramente cuando se acabara la arena.. el personaje se quedara sin nariz.)

Un personaje que era todo alrevésssss

Un clarinete que no quería ser clarinete sino trompeta o saxofón. Y también una serpiente que vivía dentro del clarinete.

Un ser extrañísimo que tenía muchos muchos ojos y brazos de fósforos. El ojo central transportaba a los que lo miraban a la dimensión de la perdición.

Una vaca desordenada.

Una coneja que cuando hacía caca dejaba manzanas, riquísimas, por el camino.

Invitación a los que alguna vez visitan este blog... escriban un personaje disparatadísimo. A mi me contaron de uno que se complacía en perseguir incendios y los coleccionaba en cajitas.

7 comentarios:

flacomarcelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
flacomarcelo dijo...

brillante la vaca desordenada

Carito dijo...

gracias! quien sos flacomarcelo? puedo contar además que esta vaca desordenada fue invitada a un fiesta en el medio de la selva... y que se sentía un poco extraña entre esos animales que no habia visto nunca, monitos, leones, jirafas... saludos!

Carito dijo...

aca copio un personaje que me acaba de mandar un amigo:
un muchacho que en toda su vida solo se expreso cantando, nadie sabe si es porque no sabe o no puede hablar. ríe solo como barítono, pero únicamente sabe llorar en Fa Menor. curiosamente nunca aprendió a interpretar instrumento alguno

lau dijo...

me pedis demasiada imaginacion con base fantastica..me cuesta..

si se me ocurre algo, colaboro..

Juguemos a Leer dijo...

Hola Carito!!!
Ya mismo les hago la propuestas a mis niños!

Sería fabuloso crear una red de talleres infantiles, seguro hay muchos intentando maravillar con la literatura a nuestros pequeñitos.

Si me permites publicaré tu post en mi blg, para hacer invitar a mis niños (y a quien lea), obviamente con tu link, tu nombre y copyrigth :)

Y cuando mis chicos los creen, los subo a mi blog y vos en el tuyo ¿si?

Saludos!!!

Muett dijo...

La espuma

(...) ¡No! señora, por favor ¡respire despacio! mi cuerpo... bueno, usted comprende (...) Eso, así, despacio, despacio. Trate de no hablar o, en todo caso, de hacerlo hacia otro lado. No sé cuanto viento haya en cada "lo quiero" pero el último acaba de rebanarme el filo del hombro (...) ¿Sabe? yo creo que las palabras producen erosión, incluso en la gente de carne. He visto gente gastada de tanto escuchar (...) Si, claro, mi caso es un poco más complicado. (...) Bien, a eso me refiero, trate de hablar apuntando al suelo.

(...) No, no me bese. De todos modos, puede que no sea muy agradable hacerlo. Debe ser lo mas parecido a besar un fantasma. Una levísima materialidad, mezcla de duda y vapores (y, en mi caso, de gusto a detergente. Ignoro a que tengan gusto los fantasmas. Quizás a muerto) (...) No, tampoco puede tocarme.

(...) Evite los movimientos bruscos, ese bailoteo que hace con los platos también produce viento ¿Ve esa burbujita que se escapa por la ventana? bueno, se desprendió de mí. Una burbuja no es nada, pero una hoy, mas una mañana, mas otra pasado... al cabo de un año las habré perdido todas.

(...) ¿Tocarla yo? no, imposible. Soy pegajoso, un roce y la mitad de mi mano quedaría adherida a usted. Hay restos de mí en demasiadas mujeres (...) No, no estoy alardeando. Si quedó algo de mí en cada una de ellas quiere decir que con cada una de ellas perdí algo (...) No, no insista. Además tengo lavandina, podría desteñirle la ropa.

(...) ¡Por favor! ¿¡cree que puedo amarla!? mi cuerpo no soportaría ni un minuto de pasión, podría desintegrarme sobre usted. No soy más que un poco de espuma con olor a lavanda.

(...) No tiene que preocuparse por eso, haré lo que cualquier persona (de mi... naturaleza) haría; evitar las calles ventosas, huir de las altas temperaturas, tocar sólo lo estrictamente necesario. Si soy prudente, mis burbujas durarán unos meses, quizás un año.

(...) ¿Pesimista? ¿Dónde ha visto que una burbuja viva tanto? soy optimista, la mayoría no supera el minuto.

(...) ¿Qué tiene usted, señora? ¡no puedo amarla! Soy una solución de detergente, lavandina y aire. Un o dos miligramos de masa, es todo.

¡No! ¡no la amo! ¿¡está conforme!?

La mujer abrió la canilla.
El agua se llevó la espuma por el resumidero.

Ale